Obispo_Jonás_Guerrero_027 copiaCelebrando a Cristo Resucitado vamos caminando en esta cincuentena pascual y percibimos la obra del Espíritu Santo que lleva a la perfección a los discípulos que se dejan transformar por Dios, el que en boca de su hijo pudo afirmar: “EL ESPÍRITU LOS LLEVARÁ A LA VERDAD PLENA” (Jn 16,13), juntamente con los otros cuatro anuncios sobre la promesa de su Espíritu en bien de su Iglesia naciente;  ya que de igual manera había anunciado que: “ROGARÉ AL PADRE Y LES DARÁ OTRO CONSOLADOR” (Jn 14,16); y había prometido   “ME VOY Y LO ENVIARÉ” (Jn 16,7); “EL DARÁ TESTIMONIO DE MÍ” (Jn 15,26); “HARÁ QUE RECUERDEN LO QUE YO LES HE ENSEÑADO Y LES EXPLICARÁ TODO” (Jn 14,26).

Qué maravillosa obra recreante del Espíritu Santo que apoya, defiende, guía, lleva a la verdad, fortalece, da la libertad evangélica, nos hace ver lo profundo, hace posible la vida nueva anunciada por Jesús a sus discípulos que enviaría a la misión hasta los últimos confines de la tierra.

Desde esta buena noticia valoramos el dinamismo del apóstol llamado BERNABÉ = HOMBRE QUE INFUNDE ÁNIMO, el cual por encontrarse lleno del Espíritu Santo tomó consigo a Pablo y lo presentó a los apóstoles (Hech 9,27) y lo llevó después a Antioquía donde eran considerados como profetas y maestros (Hech 13,1); fue compañero de viaje de Pablo en la primera misión (Hech 13-14); era pues un hombre dinámico, creativo, proactivo, generoso, esforzado, valiente y también capaz de discernir situaciones difíciles; dice el texto: “HOMBRE BUENO Y LLENO DEL ESPÍRITU SANTO Y DE FE” (Hech 11,24) estaba, pues, en condiciones de discernir la obra de Dios en medio de los paganos recién convertidos a la fe y podía palpar la obra del Espíritu Santo y comprender sus caminos novedosos que requirieron soluciones nuevas distintas de la ley de Moisés, de manera que brotó lo propiamente cristiano, la identidad de los discípulos del Maestro y por consiguiente brotó el hombre nuevo en Cristo por obra de su Espíritu; y ahí en Antioquía  se les empezó a llamar a los discípulos CRISTIANOS! (Hech11,26).

Aquí está la clave para dar un giro evangélico a la pastoral diocesana en el aquí y ahora que nos toca vivir, guiados por el Espíritu Santo podemos mirar la dirección de la historia de salvación y guiados por el mismo Espíritu, secundando su acción renovadora, tomar la decisión de llevar adelante la Pastoral desde el dinamismo de la NUEVA EVANGELIZACIÓN: nueva en sus métodos, nueva en su ardor y nueva en su expresión, con un laicado maduro en su fe, con una cultura de planificación que nos hará pasar de una parroquia de simple conservación (realizando lo de siempre y como siempre, y por supuesto rindiendo lo de siempre) a una parroquia misionera con una espiritualidad evangélica sostenida por la acción discreta el Espíritu.

El punto álgido es: LA TOMA DE DECISIÓN, escuchar lo que el Espíritu dice a las Iglesias y transitar los nuevos caminos que el mismo Espíritu señala, como a Bernabé y a Pablo en la Iglesia apostólica, de tal manera que la certeza de su presencia nos anima, robustece, dinamiza, capacita y nos da la alegría de anunciar el Reino de Dios y su justicia, lo demás vendrá por añadidura.

Celebrar la Pascua de Cristo es decidirnos a vivir nuestra propia Pascua, ahí donde aparece la encrucijada de la pastoral y de la propia existencia, cuando se nos piden resultados en el Plan Parroquia de Pastoral, cuando estamos ante una tarea difícil y fatigosa, cuando estamos en el sinsabor de la soledad, llega el Evangelio de la vida anunciando la obra del Espíritu Santo que lleva a la verdad plena y vivifica lo que estaba perdido.

¡Feliz Pascua de la Nueva Evangelización!

 

+Jonás, Obispo de Culiacán
contacto@periodicologos.org
 

 

.