Pope Benedict XVI posts his first tweet using an iPad tablet after his Wednesday general audience in Paul VI's Hall at the Vatican1) Para saber

El pasado doce de diciembre, día en que la Iglesia celebra a la Virgen de Guadalupe, el Papa Benedicto XVI publicó sus primeros 5 tuits (tweets) en su cuenta oficial de Twitter (https://twitter.com/pontifex_es). Es una forma rápida de enviar cortos mensajes de texto por internet.

El Papa ha querido utilizar este medio de comunicación para poder llegar a muchas personas que lo utilizan. Y en efecto lo logró, pues, por lo pronto, lo siguieron más de millón y medio de personas, que han podido enterarse de los mensajes y respuestas que el Papa ha transmitido.

Su primer mensaje fue el siguiente saludo: “Queridos amigos, me uno a vosotros con alegría por medio de Twitter. Gracias por vuestra respuesta generosa. Os bendigo a todos de corazón”.

Luego contestó a la siguiente interesante pregunta: “¿Cómo podemos vivir mejor el Año de la Fe en nuestro día a día?”

El Papa respondió señalando una manera muy concreta de crecer en la fe: “Dialoga con Jesús en la oración, escucha a Jesús que te habla en el Evangelio, encuentra a Jesús, presente en el necesitado”.

2) Para pensar

Con la oración nos disponemos a un encuentro con Dios. Una persona que lo experimentó nos cuenta su experiencia.

El equipo de futbol inglés “Manchester United” se ha hecho conocido en México gracias al jugador apodado “Chicharito” que juega en él. Sin embargo, pocos saben que hace algunos años, en 1958, el equipo sufrió una tragedia en Alemania. Se estrelló el avión que llevaba a todo el equipo. Solo algunos sobrevivieron. Su entrenador, Matt Busby, que salió vivo, hizo unas declaraciones a la prensa: “La oración ha sido siempre una ayuda maravillosa para mí. Pero cuando se sabe que hay millares de personas que están rezando por uno, se siente en el corazón el calor y lo bueno que es esto; se advierte un consuelo que no se puede describir. Lo sé: me pasó a mí… Estuve en paz cuando recibí los sacramentos”.

Terminaba diciendo el entrenador que las oraciones tenían un objetivo más amplio que salvarle la vida: “debía trabajar, debía volver a construir”.

Es en la oración donde de manera concreta nos ponemos en diálogo con Dios. Podemos afirmar que la oración nos eleva, lo cual nos ayuda también a tener mayor perspectiva respecto a los asuntos humanos. Pensemos si no podríamos incorporar a nuestra vida un momento de oración.

3) Para vivir

En este “Año de la Fe”, el mensaje del Papa, nos puede servir para plantearnos cómo es nuestra relación con el Señor, y ver si no podríamos consolidarla más.

Una manera práctica es seguir su consejo de hablar con el Señor. ¿Cómo mantener un diálogo con el Señor a lo largo del día? Lo puede favorecer el tener unos momentos dedicados exclusivamente para hablar con Él. De esa manera tendremos mayor conciencia de su cercanía. El Papa nos recordaba “que Dios no se ha ido del mundo, que no está ausente, que no nos abandona”.

Esta experiencia de la cercanía de Dios, concluía el Santo Padre, nos ha de llevar a testimoniar su presencia en el mundo a menudo superficial y distraído, y a hacer que resplandezca en nuestra vida la luz que ha iluminado la gruta de Belén.

 
 
Pbro. José Martínez Colín
contacto@periodicologos.org