Diversión, música y un sinfín de actividades son las que se viven en la Olimpiada Juvenil Católica 2016, que como cada año sacan la mejor parte de los participantes quienes en las ramas deportivas: futbol, basquetbol, rally, natación, waterpolo, atletismo y voleibol trataran de llevarse la medalla del primer lugar.

Las sonrisas, “porras” y batucadas ponen ambiente a los jóvenes que no parar de alabar al señor con “cascaritas”, juegos y actividades improvisadas en los jardines del seminario.

Aquí todo es posible, 30 metros de césped se vuelven una cancha de futbol, una manguera con agua un balneario y una botana un festín, no importan cantidades sino disfrutar el momento.