Cada año se celebra una misa en Catedral por todas las personas que esperan con mucha paciencia se les trasplante un órgano así como también se eleva una oración por todos los que ya lo han recibido y vienen a dar gracias.

Este año se celebró la misa el 22 de septiembre y al igual que el año pasado, tuve la oportunidad de celebrar la Eucaristía por todos ellos y sus respectivas familias.

Es impactante ver a tantas personas de todas las edades con un sentido de vida muy elevado. Ellos no desean tener un coche, una casa nueva, viajar por el mundo, tener joyas, etc. simplemente desean que la generosidad de una familia que pierde un ser querido, y esté en condiciones de donar sus órganos, den su consentimiento para que otros puedan vivir.

Dios fue sin duda quien hizo el primer trasplante en la historia de la humanidad. Cuando saca una costilla de Adán para dar vida a Eva. La omnipotencia de Dios fue necesaria mostrarla a través de la solidaridad de los hombres.

Los invito a elevar una plegaria al Creador por todas las personas que sufren en la espera de un órgano, por la paciencia de cada una de sus familias y sobre todo, oremos por aquellos que han perdido un ser querido y está en sus manos la decisión de donar los órganos para seguir colaborando con el Creador dando vida aún después de la vida.

Pbro. Javier Antuna García
contacto@periodicologos.org